Violencia narco: hubo un cacerolazo en Rosario tras el asesinato del colectivero y el playero

Desde las 21 y por unos 15 minutos, cientos de vecinos salieron a las calles o a sus balcones para manifestarse. Hubo bocinazos desde los autos en las principales avenidas y calles.

Información General 10/03/2024 Claudia Claudia
024d21de-c283-4c51-b3d4-14af5a1d6e65

Este domingo, tras el crimen del playero Bruno Bussanich y el asesinato del colectivero Marcos D’Aloia, vecinos de Rosario se unieron en reclamo por mayor seguridad. En la noche del domingo, la comunidad salió a las calles con bocinazos y cacerolazos. Organizados en redes sociales, a las 21 horas, se escucharon sonidos metálicos y bocinas de autos y motos por toda la ciudad durante unos 15 minutos.

 El centro y macrocentro, además de los barrios Martin, Pichincha y Echesortu fueron algunas de las zonas en las que se escuchó con más estridencia la protesta.

86f734eb-073e-4369-b610-c6d07c5ca207

Rosario espera para las próximas horas la intervención de fuerzas federales ante la crisis de seguridad. El enojo estalló tras el asesinato del playero Bruno Bussanich, de 25 años, a manos de supuestos sicarios que dejaron un mensaje mafioso y amenazante tanto para las autoridades como la población, en el que se habla de “matar inocentes”.

Quién era Bruno Bussanich, el playero que fue asesinado en Rosario

El joven de 25 años fue asesinado de tres disparos cuando trabajaba en una de las oficinas de una estación de servicio, en el marco de la escalada de violencia que sufre la ciudad.

Bruno Nicolás Bussanich es la última de las víctimas por la violencia narco que se vive en Rosario. El joven de 25 años fue asesinado mientras trabajaba como playero en una estación de servicio ubicada en el centro de la ciudad. Sus asesinos dejaron una nota con amenazas contra el gobernador y al ministro de Seguridad provincial.

Bussanich estaba en pareja hacía varios años con Jimena López, una joven de 27 años que también es oriunda de la ciudad de Rosario.

El joven de 25 años era hincha de Rosario Central, al igual que su pareja, y había hecho fanático del mismo club a su hijo. Así lo mostraba en sus redes sociales: en enero subieron una foto los tres “canallas” con la camiseta.

“Mi pequeña familia”, fue la breve descripción que agregó Jimena López, la pareja de la víctima, junto a la imagen de los tres con la camiseta de Rosario Central. Esa imagen fue la última que publicaron en redes del playero.

El tres de marzo, una semana antes de su muerte, Bussanich había replicado un recuerdo de su paso por la escuela. La publicación se trataba de un video en el que hacían bromas con sus compañeros de la primaria. “Qué buenos tiempos”, escribió.

   

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email