Cuánto tiene que durar una siesta, según la Universidad de Harvard

Se han realizado diferentes estudios sobre lo que para muchos es un hábito clave y para otros innecesario

Sociedad 13/06/2024 Giani Giani
siesta

Desde la antigüedad, la siesta ha formado parte de las costumbres de diversas culturas alrededor del mundo. Sin embargo, su percepción ha oscilado entre considerarla un hábito de holgazanes hasta reconocerla como una herramienta para mejorar la productividad y el bienestar.

En 1995, un estudio conjunto de la NASA y la Junta de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos arrojó luz sobre los beneficios de una siesta corta de solo 26 minutos.

Este hallazgo impulsó la popularidad de la “siesta de la NASA”, que desde entonces ha sido objeto de análisis y recomendaciones por parte de numerosos medios de comunicación.

A pesar del respaldo científico, la siesta aún enfrenta prejuicios arraigados en diversas culturas. Algunos la asocian con la pereza o la falta de compromiso, mientras que otros la consideran una pérdida de tiempo improductivo.

Cuánto tiene que durar una siesta según Harvard
Un estudio de la Universidad de Murcia, en España, respaldado por la Universidad de Harvard, reavivó el debate sobre los beneficios de la siesta corta.

Según esta investigación, las siestas breves de menos de 30 minutos están asociadas con un menor riesgo de obesidad y problemas metabólicos, mientras que las siestas más largas pueden aumentar el índice de masa corporal (IMC) y la predisposición al síndrome metabólico.

Duración y contexto: claves para una siesta efectiva:

La duración y el contexto de la siesta son factores determinantes en sus efectos sobre la salud. Un estudio del Consejo de Investigación del Sueño del Reino Unido advirtió sobre el riesgo de caer en un sueño profundo y poco beneficioso si la siesta supera los 20 minutos.

La siesta del café: un combo energizante:

En contraposición, se ha popularizado el término “coffee nap”, que sugiere tomar una taza de café antes de una siesta corta para potenciar sus efectos energizantes. La cafeína actúa bloqueando la adenosina, un neurotransmisor que induce el sueño, y promoviendo la vigilia durante la siesta.

Genética y siesta: una conexión posible:

La siesta podría tener una base genética. Estudios previos han identificado una predisposición genética a la siesta, lo que sugiere que algunas personas pueden beneficiarse más de esta práctica que otras. Sin embargo, se necesita más investigación para comprender completamente este vínculo.

Qué dice la ciencia sobre la siesta
La siesta tiene una larga historia en diversas culturas.
La ciencia ha demostrado los beneficios de una siesta corta (26 minutos).
La duración y el contexto de la siesta son claves para su efectividad.
La siesta del café puede potenciar sus efectos energizantes.
La genética podría influir en la predisposición a la siesta.
La siesta es un tema complejo que requiere un enfoque individualizado.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email