Tarifazo energético: alertan por un crecimiento de la morosidad en comercios

Los empresarios dijeron que tienen problemas para abonar las tarifas que llegaron con hasta 300% de suba. Muchos entraron en planes de financiación, mientras las cámaras negocian con la EPE el pago en cuotas

Información General 12/05/2024 Claudia Claudia
37821104_1051597608339619_5146246096288219136_njpg

El tarifazo energético está provocando en Rosario un crecimiento de la morosidad en el sector comercial y gastronómico después de los aumentos dispuestos a nivel nacional y provincial. Se trata de titulares de locales que no pueden pagar el valor de las nuevas boletas, y muchos están entrado en los planes que ofrece la Empresa Provincial de la Energía (EPE) a los usuarios: pagar la factura en cuotas financiada con una tasa del 70 por ciento.

Así lo alertaron desde diferentes sectores, a través de sus cámaras y asociaciones, luego de los aumentos de la energía mayorista y en los costos de distribución que llegaron de manera consecutiva entre marzo y abril, y que significaron desde 250 hasta un 300 por ciento de suba. En ese escenario, muchos optaron por no pagar las facturas y esperar a que la prestadora autorice tres cuotas, o que surja algún plan de pago que tome la problemática desde un marco más colectivo, como sucedió en la pandemia.

Ante la consulta de La Capital, desde la EPE contestaron que "todavía es muy pronto" para saber en qué porcentaje se incrementó la cantidad de morosos, porque recién ahora están llegando las facturas. Además, dijeron que la consecuencia se podrá ver quizás en dos o tres bimestres. Hace un mes, las autoridades recibieron a un grupo de representantes de distintos sectores del comercio. Desde entonces, se están analizando alternativas. Una, revelaron desde la Asociación Empresaria de Rosario, es el pago en cuotas.

Supermercados

"Hubo problemas porque el tarifazo llegó sin previo aviso. Muchos comerciantes no tuvieron la posibilidad de conocer cuánto iban a pagar con una antelación lógica. Y se encontraron con un número que no tenían en sus cálculos para abonar en la fecha de vencimiento. Esto pasó sobre todo en los formatos de pequeña estructura", analizó Sergio Casinerio, presidente de la Cámara de Supermercados de Rosario (Casar).
En ese sentido, relató que "algunos no pagaron, y otros directamente hicieron un plan de pago, pero se encontraron también con la sorpresa de que tiene un financiamiento más caro que el de cualquier banco, con lo cual también se generó cierto disgusto y malestar. Porque parece que la EPE, a su vez, es una empresa financiera, no solamente provee energía sino que te vende dinero y te lo vende caro".

Almacenes

Juan Milito, del Centro Unión Almaceneros, contó que la factura de su comercio se fue de 187.000 a 627.000 pesos por 3.429 kilovatios y está evaluando tomar la opción de la financiación. "Todavía no lo tenemos medido a nivel general, pero va a pasar que los comerciantes no puedan pagar sus deudas, no solo de la energía eléctrica. Las tarifas son, como le dijimos a las autoridades, impagables. Pero además estamos con problemas por la iliquidez de dinero que hay", comentó.

"La gente no tiene para gastar y eso se traduce en cada uno de los comercios; tampoco alcanzamos a cubrir nuestros propios gastos. Es cierto que se paró un poco el índice inflacionario, pero es la paz de los cementerios, porque es a costa de la caída del consumo", refrendó.

Gastronomía

"Esta situación ya la vimos con Macri, pero con un grave problema. Estamos con una baja de ventas de un 45 por ciento, mucho más fuerte que en aquel momento. Este aumento de la luz, más el otro escalón de Cammesa que se prorrogó, y el del gas que aún no lo conocemos, nos va a dejar en una situación muy compleja. Porque la variable que tiene que acompañar, que es el consumo, no lo hace", expresó Carlos Mellano, vicepresidente de la Asociación Empresaria.

En ese contexto, si bien no se atrevió a hablar de ola de cierres, dijo que "se ve a muchos titulares que están queriendo vender el fondo de comercio". "No lo dramatizo, pero estamos en una situación compleja en la que si el Estado no nos da herramientas para pasar este momento, va a ser muy difícil para todos. Porque muchos negocios están perdiendo plata. Hasta cuándo podrán hacerlo, es tema de cada uno. Pero la veo complicada", puntualizó.

Reinaldo Bacigalupo, titular de Mercado Pichincha, aseguró que entre los gastronómicos de su zona "hay muchos financiando las nuevas facturas", y calcula la cifra en alrededor del 70 por ciento. "A la mayoría, esta primera suba los agarró mal parados. Pero muchos ya están cobrando conciencia de lo que cuesta y están acomodando los locales, tomando medidas de fondo para hacerlos más eficientes a nivel consumo real de energía versus clientela, con instalación, por ejemplo, de timers a la climatización y otros dispositivos", explicó.

Dentro de esa narrativa, marcó un contrapunto con sus colegas. "Yo lo veía como cliente; en la gastronomía había un abuso total de la energía, comparando con restaurantes de afuera donde la tarifa es cara desde hace tiempo, con el aire acondicionado y la calefacción puestos al palo. Había una inconsciencia muy grande de lo que es la energía, justamente porque se regalaba. Estaba muy subsidiada. Todos los contribuyentes argentinos le estábamos pagando muchas veces parte del negocio a muchos rubros, no solo a restaurantes", marcó.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email